01 octubre 2008

Unas pocas moscas

Cuando era pequeño creía que las moscas pequeñitas eran formas juveniles que tenían aún que crecer y transformarse primero en moscas y luego en moscardones. Nadie me había explicado de forma correcta la metamorfosis. Tardé mucho tiempo en descubrir y salir del error; es por ello por lo que, y a raíz de detectar en mi hija menor la misma errónea interpretación que hiciera yo en mi infancia, me haya decidido a publicar este post.
Todos los insectos experimentan metamorfosis, esto es, el conjunto de transformaciones por los que el individuo pasa desde que sale del huevo (larva o ninfa) hasta convertirse en el adulto (imago). Hay dos tipos de metamorfosis:

-Metamorfosis sencilla, simple o incompleta (Hemimetabolismo), por la cual, la fase larvaria se la denomina ninfa y es muy parecida al adulto. La ninfa experimenta varias mudas hasta alcanzar la fase adulta. En este tipo de metamorfosis no existe la fase de pupa.

-Metamorfosis complicada o completa (Holometabolismo). En este tipo de metamorfosis el resultado del huevo es una larva que no se parece en nada al ejemplar adulto. Para su transformación en adulto, la larva experimenta un proceso de transformación que es la fase de pupa. Un ejemplo de este tipo de metamorfosis es la del ciclo del gusano de seda (Bombyx mori) o la de la mariquita (Coccinella septempunctata).

Chinches, Orthoptera (saltamontes), cucarachas, mantis, Dermapteras (tijeretas), fásmidos (insectos palo) son ejemplos de insectos con metamorfosis incompleta o hemimetábola. Coleópteros, Lepidópteros, Himenópteros y Dípteros, son insectos con metamorfosis completa u holometábola.

En cualquier caso, un insecto cuando llega a la fase adulta (imago), ha completado su metamorfosis y ya no crecerá más. Es decir, una mini-mosca, seguirá siendo una mini-mosca de una especie diferente a la mosca o el moscardón.

Las moscas pertenecen al orden Diptera y tienen una metamorfosis completa u holometábola con fase de larva, pupa y adulto. Pese a la habitual repugnancia que nos provocan, hay que reconocer que cumplen una misión fundamental en el reciclaje de los desechos de origen animal y vegetal, así como la de formar un primer gran escalón de la cadena trófica al ser el sustento habitual de reptiles, anfibios, arácnidos y otros insectos.



Larvas y pupas de un ejemplar del grupo Muscidae (moscas domésticas).



Larva, y en la foto inferior pupa, de otra especie de mosca doméstica distinta de la anterior.



Un experto sería capaz de identificar la especie por la fase de larva, pero como suelo repetir de forma habitual, yo no lo soy.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Búsqueda personalizada

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home