27 mayo 2012

Espumadoras

La aparición el otro día de una especie de escupitajos en el agreste follaje de mi pequeño parque natural, le daba la apariencia de que se hubiese jugado instantes antes un partido de fútbol en el que los deportistas no se hubiesen cortado un pelo y se hubieran dedicado todo el rato a escupir a diestro y siniestro.


Solo una observación minuciosa descartaba el escupitajo: el hecho de que dichos escupitajos parecían estar colocados, a propósito, envolviendo el tallo de la planta o en una intersección de una ramita con el tallo principal. Con una lupa, se podía observar que el escupitajo guardaba un interesante secreto.


Una pequeña investigación en nuestra Guía de los insectos de Europa (Michael Chinery, Ediciones Omega 2006), nos llevó a a los Cercopoidea, una superfamilia de hemípteros que engloba a los vulgarmente conocidos como "saltadores rana", "chinches babosas" o, sencillamente, "espumadoras".
De hecho, el más habitual en nuestro medio es la espumadora común (Philaenus spumarius), probablemente el protagonista de esta entrada.
La recolección de algunos escupitajos nos ha permitido dilucidar algo de la sorpresa interna, como es este integrante del mismo.


Como carecemos de las claves de identificación de tan mínúsculos hemípteros y nuestra vista no es ya la que era, lo dejaremos en probable Philaenus spumarius.
Por lo que hemos leído e investigado, este curioso nido mucilaginoso, producido por la ninfa, le confiere dos importantes cualidades: le sirve de escondite de depredadores; y le aísla de bruscos cambios de temperatura.


En muy poco tiempo, la metamorfosis de la ninfa espumadora se completará dando lugar a un adulto que abandonará su enorme gargajo para perpetuar la especie.

Etiquetas: , , , , , ,

Búsqueda personalizada

3 Comments:

At 8:07 p. m., Blogger Guillermo Elderberry said...

Recuerdo que, el año pasado, un ejemplar adulto pegó un brinco enorme cuando me acerqué mucho a ella... quiso la mala suerte que se me metiera en el ojo derecho, pero hasta el fondo. Me la intenté sacar, y cuando pensé que ya me había limpiado bien, seguí caminando por el bosque. Esa misma noche, rascándome el ojo... me encontré a la cigarra espumadora adulta en mi dedo, muerta ya, claro.
Esa primavera vi, como tu dices, un campo cercano a mi pueblo, repleto de "escupitajos de futbolista".
Una entrada muy interesante.
Un saludo!

 
At 10:37 p. m., Blogger jambo bwana said...

Gracias por tu comentario.
Efectivamente, estas cigarrillas ostentan uno de los records más llamativos: son capaces de saltar 70 ctms. en vertical.
Hace unos años, saqué un ejemplar del oido de un paisano después de "apaciguar" a la cigarrilla con aceite durante unos días.

 
At 4:52 p. m., Blogger saba said...

Pues parece que es este bichito el que propaga y transmite la bacteria xylella fastidiosa, conocida como el "ébola de los olivos y almendros". Ha hecho estragos en Italia y ya se ha detectado en Baleares y comunidad Valenciana.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home